Violencia

viernes, 23 de septiembre de 2016

Violencia, ira y descontrol.

Colgado, como es uno, prestando atención pero colgado, Auto, noche, 80km/h, nada para contar.

De repente cerca de tu casa ves dos cuerpos que se mueven y forcejean en la vereda. Curioso, de este estado zen concentrado a que el universo te diga MIRA ESO, y vos mirás. (mirás me la pone en rojo el autocorrector pero a mi me gusta como queda escrita).
Y los ves. Ves el ida y vuelta entre dos masas, bajas la velocidad del auto. Ropas oscuras, discernís hombre y mujer. V i o l e n c i a de género en un instante y el corazón se te sale del pecho. No pensas y te tiras del auto, alcanzas a apagarlo y meter la llave en el bolsillo porque es algo casi autómata.

Eh! EH FLACO SOLTALA! (no sabés qué pasó, que está pasando, qué va a pasar, estas cegado, solo ves un chabón forcejeando con una mina). Se da vuelta, qué?. SOLTALA FLACO,

-RAJA DE ACA PENDEJO.
SOLTALA TE DIJE(ya estando cerca de ellos)
-QUE TE PASA GIL VOLA DE ACA
LA CONCHA DE TU MADRE IMBECIL, LARGALA PORQUE TE ASESINO
(la suelta, me mira, me empuja con el empujón con el que arranca cualquier pelea, con aires de decirme : yo ya estoy curtido de eso, me vas a venir a torear a mí? pibito? vola de acá si no querés ver una masacre)...va, yo interpreté que me quiso decir eso con el empujón.
Yo hecho una bestia, pero temblando, muy asustado, las piernas temblando, los brazos sin fuerza, todo débil, y solo furia enceguecida en el corazón. Qué me pasaba? Qué hice? por qué me bajé? Estoy loco ? este flaco esta loco, acá me fajan, tenemos que hacer algo.
Bajé el tono de voz cual débil novato. Flaco pensá lo que estas haciendo, estas loco? como le vas a pegar a una mina?
Y VOS QUE SABES LO QUE ESTABA HACIENDO GIL LA CONCHA DE TU MADRE, o algo así.
Segundo empujón. Mas miedo, estaba jugado. Muchachos estamos jugados. Lo empujo de vuelta y no surge efecto el empujón porque acto seguido me como la primer piña en el estómago, sentí como se reacomodaba mi diafragma porque no la ví venir, ni dura la panza pude poner. Empujón contra la pared y así al piso temblando, pensando en qué me metí y rogando que todo esto muera acá, en una piña de ubicate. Me paré y lo perdí por medio segundo, y al otro segundo lo encontré, volviendo del volquete que había en la calle lleno de escombros con un caño redondo, amarillo, parecía de gas pero por la noche no se notaba, no muy largo pero tampoco corto. Me llamó la atención por un momento quien sería tan idiota de tirar un caño de esos, si salen mucha plata. Mirá lo que pensaba el chabón en vez de pensar que se lo iban a querer partir en la cabeza.
El primer "batazo de swing derecho lo paré con el antebrazo. Para el segundo ya me había casi parado y fue desde arriba, logré poner la mano pero me pegó muy fuerte en la muñeca derecha, pensé que me la había roto, sentí el golpe hasta el codo. En el momento volvió todo, la potencia, la ira, la violencia, la fuerza, lo salvaje, se puso todo mas luminoso y lento, escuchaba latir mi corazón y de pronto todo fue calmo, y sentí en la lejanía un "dibuje maestro" "soltate" "desatate". con el caño de el en la mano fueron tres piñas seguidas a su mandíbula hasta que soltó el caño , instantáneamente lo tiré lejos para sacar el objeto del escenario. Cuando se quiso defender ya era tarde, cuarta piña , esta vez al cuello con la mano derecha (utilizada de bestia y sin sentir dolor en la muñeca). La del cuello lo descolocó, empezó a  toser, se dobló para abajo , me empujó vagamente y sin éxito. Lo vi toser , lo disfruté sufriendo y me generó placer hacer sentido lo blando doblarse en el golpe. La primer patada fue  de frente a la parte de arriba de su cabeza, lo que imagino habrá repercutido fuertemente en su cuello. Hubiese deseado estar en zapatillas y no con estos zapatos de oficinista. Esa patada lo paró, mareado pero lo hizo enderezarse, de ahí en adelante, es todo historia. En ese momento supe que había algo mal con mi rodilla, tal vez me había golpeado cuando me fui al piso. No me importó, la derecha es la buena y es la de los rodillazos. Agarrado de la nuca y fuerte a la napia, como aquella vez en tercer grado, con 40 kg mas de masa corporal encima y otros tantos kilos mas de violencia. Paré cuando me vi la sangre en el pantalón. Curioso es que ese mismo día se me había roto un poco y dije: que paja tener que comprarme un jean. No hacía falta ensangrentarlo para tener que de hecho ir hasta una casa de ropa a coomprar un jean y quemi vieja no me pregunte por qué tengo el jean lleno de sangre un jueves? .
Cuando lo solté simplemente era peso muerto, cayó al piso pero se movía. Supongo que decidió quedarse ahí por amor al arte. La chica ya no estaba, y yo necesitaba patearlo hasta que deje de respirar pero no lo hice, algo me dijo que ya era suficiente, y apenas me arrepentí de pegarle me puse a llorar, ahogado, contemplando los segundos que habían pasado. Porque todo este relato no llegó a ser un minuto neto, o dos tal vez. Una locura la teoría de la relatividad. Me subí al auto, manejé hasta el shopping. Me lavé las manos, me limpié la ropa todo lo que pude. Me compré un jean. Fui al baño, me lo cambié. Volví a casa. Entré, fui a mi pieza, lo puse de nuevo en la bolsa, me puse un jogging. Bajé el otro pantalón del auto. Nadie vio nada, pero yo vi todo, Antes de las doce estaba bañado y durmiendo. Cené poco. Desayuné poco, Pero estoy bien. No se que va a salir de todo esto, probablemente borre esta nota después de escribirla pero necesitaba contarte que había pasado.

Hojas escritas

lunes, 19 de septiembre de 2016

Y de a poco la libreta va perdiendo su esplendor, no brilla más asomada desde ese estante, en mi escritorio, en mi mueble, sobre la cama, sobre cuadernos.

Pero está, intacta, llena de polvo, pero intacta. Fuerte, fuerte en cada verso, en cada punto y coma.
Y me ancla, me permite quedarme. No irme.

Muchos

jueves, 15 de septiembre de 2016

Vos hablás con vos mismo?

si, obvio. Todos lo hacen doc.

Bueno, claro, es normal no? la mayoría de las personas hablan consigo mismas. Usualmente uno habla y el de adentro contesta, y viceversa...Pero vos..con cuántos hablás al mismo tiempo?

Y ahí me puse a llorar...porque hablo con varios.

Me perdí

jueves, 8 de septiembre de 2016

Me perdí, entre la noche y el día, entre tormenta y terror. Noches duras, tardes frías, mañanas de dolor, de despertar y que no estés ahí. Tristeza y desesperación, gritos en la madrugada, oscuridad en el corazón. Treinta mil luces apagadas.

Si nadie me calla, sabes..me van a escuchar gritando.


Me perdí, entre TU noche y MI día, entre tormenta y mas y mas terror. Noches duras, tardes frías, mañanas de dolor, de despertar y que no estés ahí. Tristeza y desesperación, gritos en la madrugada, oscuridad en el corazón. Treinta mil luces apagadas.

Si nadie me calla, sabes..me van a escuchar.



Darío Giuliano, DLGP, Berazategui, Buenos Aires. 2012

viernes, 2 de septiembre de 2016



















Qué diría este renglón si estuvieras....













.

Se llamaba Soledad, y estaba sola.

miércoles, 31 de agosto de 2016

.



"Nunca vas a estar solo si te gusta la persona con la que estás cuando estás solo"
 - Wayne Dyer-




.

Miedo y terror un 28

lunes, 29 de agosto de 2016

Arranquemos esta nota diciendo que ayer, 28 de agosto, fui feliz.
No pienso hacer un ensayo literario ni crónico de lo bien que la pasé en mi cumpleaños, no es ese el punto, ni mas lejano, de este escrito en absoluto;pero fui muy feliz.


Break temporal. Se corta el ensayo, se saca la sonrisa, a cara de perro ahora se escribe y con el tono que la situación amerita se lee.


Es algo extraño (y a la vez no) que las personas que mas me quieren hayan dado justo en la tecla de llevarme a un lugar donde te encierran en una habitación y podes, literalmente, romper todo.
No importa lo que había para romper, te daban palos y fierros que podías usar para hacer añicos los objetos que yacían aguardando ser destruidos.

Para los psicóticos disociados violentos reprimidos como yo, salvajes por naturaleza ordenados por una estructura que nos mantiene dentro de los límites aceptados y sociales establecidos en unanimidad por el congreso de las naciones unidas de la concha de su hermana. Que nos digan: te vamos a dar un fierro y podés romper todo, es sinónimo de : tomá, acá tenes la llave de tu candado. Vos hacé lo que quieras.

Uno puede afrontar este tipo de situaciones de varias maneras, aunque si me llevaron a ese lugar, conociendo mis estado particular y actual, la única manera que había de ser violento, era ser violento, y , en efecto, ser yo.

Fue un regalo, es decir, lo hicieron para hacerme feliz, sería casi como haberme regalado un mes de terapia. El tema es que a los violentos nos relaja, pero nos deja desatados.


Cuando uno tiene mucha violencia en el interior, vive reprimiendo toda situación potencialmente hostil, ya que puede hacerle daño a los demás y hacerse daño a uno mismo. No sano.
Estas represiones hacen muy mal al alma, que se va oscureciendo, ennegreciendo sería el verbo. El cuerpo implosiona hacia el corazón y por dos segundos se tiene una arritmia, fuerte, pero pasa y todo sigue igual. Se respira hondo, se mueve la cabeza un poco, y se sigue con la vida. Fue violencia que no fue, fue ira que nació y murió en un instante.
Y así pasa el tiempo y vamos acumulando, estructurados, controlados, pero acumulando.

Creo que a todo el mundo le pasa.

Eventualmente al tener un poder como este, de sabernos capaces de romper todo en una habitación, el gran porcentaje de los humanos rompe, descarga, sale hecho una seda y al otro día todo es felicidad.
Que lástima no ser así.

La violencia para mi es una adicción mas. Y me di cuenta de eso ayer.
Si bien descargo ira cuando entreno, no es lo mismo. sigue habiendo un reglamento, una situación social, un régimen, un sentido de cuidado por lo ageno,Repito, no es lo mismo.

Hablo de lo de ayer.

Tener el control de tu violencia en las palmas de tus manos.

tomé el fierro, como si el pedazo de arma me hubiese elegido a mí, lo sentí. De masa densa, pesado, imaginé por unos segundos que al ser mas chico que el resto de los palos y fierros que había para elegir tal vez ese era uno de los no favoritos, pero un futuro ingeniero sabría que es preferible algo pequeño de mas masa que algo mas grande y poco denso, simil a seleccionar darse la cabeza contra una pared de algodón o contra un ladrillo de acero.
Sentí al instante el control , esa sensación de límites cayendo ante mis ojos antes de entrar a ese cuarto, me sentí poderoso, y en el pecho una arritmia, conjunta de todas las arritmias reprimidas que querían salir como un tropel.
Me encerraron en ese lugar, lo examiné, abordé la situación con calma, miré hacia afuera con placer, como quien está a punto de violar todas sus reglas y lo festeja, y busca festejo en quienes lo acompañan. Fue lo mejor y lo peor que pudieron haber hecho.
El primer golpe era la prueba, era el feedback, el primer pie en el agua para testear la temperatura.
Fue violento pero medido, fue un apretón de manos con mi violento interno, un gusto volver a verte, cómo estas?.
Apenas di el golpe, el sonido me estremeció de pies a cabeza, y Facundo, que hasta ahora estaba de brazos cruzados en mi cabeza, me gritó Soltame, y de repente en ese instante, no fui mas yo, en ese instante los dejé ser y les dije; hagan lo que quieran.
Se dibujó en mi cara una sonrisa loca, desquiciada y enferma, que buscó las mil maneras de romper las cosas y mil maneras de disfrutar y grabar cada uno de los golpes. Me recordaban todo el tiempo festejando: A VOS ESTO TE GUSTA HIJO DE PUTA. A VOS ESTO TE GENERA PLACER. Y no estaban muy errados.
En un punto estaba solo, y mis amigos junto a mi hermano me miraron, desde adentro y desde afuera, desentendidos, de cómo alguien podía tener tanto adentro para sacar, y disfrutar tanto de esa destrucción. Pero no como se disfruta normalmente. A mi me generaba un placer distinto, era saciedad de adicciones.
Que placer, que adrenalina, que violencia. Cada minuto era mas fuerte, mas duro, mas enfermo. Empecé a pensar qué iba a suceder cuando se terminaran las cosas para romper y consideré seriamente en pedirle a mi hermano que me pegue con un fierro a mí. Ahí me di cuenta que ya estaban hablando boludeces y que había que hacerlos volver a todos a donde estaban, porque esto ya no me estaba gustando.
Me centré, todo terminó, nos fuimos tranquilos y relajados. Transpirados, temblando de la adrenalina.

Supuse que eso era todo, y que había hecho terapia, que iba a estar mas tranquilo.
Cuando me acosté lo único que quería, era romper todo de nuevo, era reincidir. Me calmé y me dije, es violencia remanente, nada de que preocuparse.

Hoy estoy desatado, no me cabe una y no quiero reprimir nada, como cualquier adicto que vuelve a tomar después de mucho tiempo y no le importaría tomar adelante de su vieja. Hoy estoy así, intratable, desatado, desordenado y fiero. No me gusta, pero digo, para qué tanta terapia y represión ? Si nacemos Salvajes y Libres, Por qué nos reprimimos? porque es lo correcto Facundo. Está bien, pero a veces me quiero equivocar y tirar todo a la mierda y matar a alguien,

entonces recuerdo sueños donde mato y recuerdo recuerdos (valga la redundancia) y me quiero morir.

Que ganas de llorar que me da todo esto. Que lindo ser distinto, pero que ganas de ser normal.

Amor, paz, ohm y también la concha bien de tu hermana.

No se.

Future

sábado, 27 de agosto de 2016

~
Cualquier intento por predecir el futuro, ya lo está modificando.
~

#c

viernes, 26 de agosto de 2016

#include


int main()
{


int res=0;
int i;
int n=2;

while (1==1)
{

for(i=0;i  {
  res=res+1;
  i ++;
  }

if(i==n)
 {
 n=n+1
 printf("\n NO");
 }
else
 {
 printf("\n SI ");
 printf("\n  PD esto nunca va a suceder ");
 }
}

return 0;
}

Como un signo de admiración, una punto y coma, un igual, un paréntesis, pueden darnos esperanza, pero nunca darnos el resultado que esperamos. Extrapolar a la vida, mismo principio.

Requisitos para entender el Post: Entender un siclo repetitivo en lenguaje C, condicionales y declaración de variables. Nada del otro mundo, pero a la vez otro mundo.
El resultado no importa, Puedo poner esa n como variable dentro de un for?? 

Sucede

miércoles, 24 de agosto de 2016

Cuando esté por pasar, escribí, me dijo.

Cuando lo veas venir, escribí, como te salga, cmom venga, no importa si te equivocas al escribir, si por hacerlo rápido uno trastabilla, no importa, solo escribir, sin analizar.

Pero no me deja escribir, osea quiero teclear, quiero poner lo que me está pasando pero no puedo no me dejan. No los puedo poner de acuerdo. Si bien el que manda soy yo en este momento, el que manda soy yo en este momento, el que manda soy yo en este momento, que quede claro, algo no me permite hacer lo que realmente debería transmitir.

Es más, si quiero escribir cualquier aberración, la que se te ocurra. Pato, muerte, tropel, etimología.

nadie me lo impide.

pato.
tropel.
etimología.

nada que ver con nada y sin embargo ahí están, escritas, bajo mi voluntad.
si me quiero parar y girar sobre mi mismo gritando, también lo puedo hacer. pero no lo hago. Por qué?
partamos de la base de que estoy escribiendo esto desde mi oficina vidriada (error, error, se trabaja no se jode). Pero el me dijo que cuando lo vea venir, escriba, que escriba la ira que me desata.
Lo siento palpitar fuerte en el pecho desde que empecé a escribir, pero lo tengo controlado. Controlado hasta ahí, sino no creo que pueda estar tipeando, no creo que pueda estar haciendo nada que no sea apretarme la frente y pensar : yo controlo esta mierda, yo controlo esta mierda, yo controlo esta mierda.

Principio de ataque de pánico cortado de raíz. todos observando en mi cabeza. alguno tranquilos y otros enojados porque no los dejé ser. La realidad es que gracias a ellos (a mí, que soy ellos, que soy yo) lo puedo controlar.

El problema, es que últimamente hay una parte de mi (de ellos) que quiere explotar, que quiere colapsar, que quiere ver de lo que soy (somos) capaz (capaces) de hacer cuando la última gota rebalsa el océano.

Que miedo, que corazón que no para de latir. Que miedo.

ahora se porque se llama ataque de pánico, tan sinónimo de ataque de miedo. Es todo miedo, es todo oscuridad. Le tenemos miedo a aquello que no podemos controlar.
Ya el nombre le da mas fuerza de la que debería tener sobre nosotros.
24/08, 10:35 am. controlado.

Cuando lo veas venir, escribí.

Decisión

martes, 23 de agosto de 2016

~

Una de las pocas decisiones que podemos tomar en nuestras vidas
 es decidir el fuego del infierno con el que quemarnos.

~

Dormir o Despertar

Un sueño que te acuerdes...



Nunca supe que fue un sueño a decir verdad, hasta que desperté de aquel recuerdo, que en realidad nunca existió en otro lugar que no fuese mi cabeza.
Me gusta la idea de pensar que tal vez en ese momento yo estaba en otro plano, y por algunos minutos u horas (el tiempo es tirano en los sueños)  viví otra realidad.

Depende quien pregunte es la profundidad o la superficialidad de la respuesta.




Como cuando uno abre los ojos un domingo y al primer segundo su cuerpo sabe que gestó un buen descanso, nos pesa liviano el cuerpo y sentimos ese sueño remanente a.k.a Fiaca en el lunfardo, desperté. Del verbo despertar en el sueño y no de despertar en realidad. Despertar de nacer de nuevo en el sueño que estoy soñando.

Por el clima y el sol estimo que eran las 10:30 am. Una cama blanca medio desecha, aún calentita y con una temperatura ambiente más que agradable. Tan agradable que podía estar unos minutos en la cama sin empezar a tener calor, o levantarme y merodear por la habitación sin tener que abrigarme por el frío. Yo, acostado, casi en la totalidad del lado izquierdo de la cama si se la miraba entrando al cuarto. Para ponerlos en actas de la arquitectura: en un cuadrado visto  de arriba, la esquina derecha inferior , sobre la cara base (piso) sería en dónde estaba ubicada la puerta de entrada. apenas uno entraba al ambiente. si miraba hacia la izquierda, centrada en la pared estaba la cama, grande, blanca. En frente de la puerta y casi abarcando un 60% de la pared que le subsigue a la de la cama había una ventana. Marcos blancos, no nuevos pero tampoco muy viejos. Mas bien blanco gastado, cortinas blancas. vidrios tipo campo, de esos empotrados en dos puertas que se abren con un pestillo.

Si uno estaba acostado y miraba hacia sus pies, podía ver contra la pared un mueble viejo, También blanco gastado, con algunas chucherías a la que lamentablemente el sueño no me llevó a prestarles atención. De esos adornos y cositas uno podría haber sacado información del lugar.
Recuerdo alguna que otra pulsera, en fin...

El sol que entraba por la ventana hacía bailar las cortinas suavemente conjuntas al viento.
Casí como que uno podía sentir el olor de la luz cuando esta pegaba en la cara, muy suavemente.
Aromas a flores y jazmin también se mezclaban en el lugar pero también suaves, sin atosigar el olor particular que tiene una mañana de noviembre dentro de una habitación. Ese olor a calor y buen dormir, a domingo, a café.

La palabra quizás mejor posicionada en este momento del ensayo sería paz, muy cliché, pero el sueño me transmitió paz. No existían mis futuros ni mi pasado, y digo futuros en plural, porque como se sabe, soy una persona que vive ramificando situaciones en su cabeza y evaluando posibles maneras de actuar ante cada una de las probabilidades previstas con anterioridad. Esta manía me hace mas efectivo a la hora de resolver problemas pero menos productivo a la hora de intentar calmar esta cabeza que no para de pensar.

Paz absoluta, presente. Sinónimos.
Para alguien como yo, vivir el presente es sinónimo de estar tranquilo. Porque me conozco y se lo que es recurrir todo el tiempo al pasado de maneras correctas y no correctas. Ni hablar del futuro, estadístico, no equiprobable...a veces pienso que la ilusión del futuro es algo para tenernos ocupados a los ansiosos como nosotros que no sabemos vivir el ahora porque siempre estamos pensando en lo que viene y cómo afrontarlo.

Pero atención, vivo el presente, todos lo hacemos. Cuando vemos una nube y nos quedamos anonadados por su belleza. Cuando cantamos una canción, cuando hacemos lo que nos gusta, Cuando nos perdemos en los ojos de alguien y en ese momento nuestro pasado es su sonrisa y nuestro futuro son sus labios, inmediatos inmersos en los nuestros, aniquilando todo rastro de pensamiento cuerdo, llevándonos felizmente a la locura de la ilusión del presente.

La paz de esa habitación, de ese lugar. Era todo un misterio resuelto. Estoy tan seguro que en esa casa se encontraban la verdad universal, las respuestas a todas las preguntas..pero no tuve ganas de levantarme de la cama, era muy pronto para saberlo.

A veces la cabeza y la mente se alinean para que el cuerpo trascienda al alma. Sin buscarlo ni desearlo, nos vamos a otro plano. No lo podemos elegir por supuesto (por ahora), pero ahí estamos, conscientes de esa realidad alternativa que nos tranquiliza. Quien sabe si uno al ver por la ventana descubre que la tierra es cuadrada, o que tenemos siete lunas..pero a los fines literarios de este escrito, eso ya no nos es relevante, mas sí la facultad de transpolar estas realidades alternativas que viven todas en una, pero son todas diferentes.
Sin querer, repito, sin querer, uno las ve en los sueños, porque el universo es sabio y entiende cuando es necesario que el alma de una ojeada para no colapsar.

No hay otra explicación ocurrente a este momento para discernir porque tengo este sueño tan grabado en la mente. Lo que si, y perdón de antemano, no les estoy contando todo...



...

Tomate

domingo, 21 de agosto de 2016

Conocimiento es saber que el tomate es una fruta. Sabiduría, por otra parte, es no poner dicho tomate en una ensalada de frutas. Hay mucho que se hace el que sabe pero en realidad solamente conoce.

Eterno

miércoles, 10 de agosto de 2016

Retomar un verso perdido por la mitad es similar a dejar un libro sin leer y emprender nuevamente su lectura después de un mes, Uno (iluso) cree recordar las páginas pasadas (no en su totalidad) y empieza a degustar el libro con una violencia y unas ganas impresionantes.

Bastan dos minutos de lectura para darnos cuenta, que habíamos olvidado las páginas pasadas, y que lamentablemente, si queremos retomar un libro mil meses después, hay que volver  a leerlo desde cero...


Cuando se escribe pasa algo parecido, solo que uno no puede retomar la escritura desde el vamos. Uno no es capaz de recrear la mezcla justa de sentimientos (iras, risas, amores, desprecios,  etc) que se daban en el momento en que comenzamos a teclear. Simplemente no se puede...
Uno podría llegar a aproximar la mezcla de densidades sentimentales, pero jamás sería perfecta, con lo cual, los escritos que nacieron para ser hechos de un tirón, deben ser escritos de corrido y sin pensar. Sin literatura ni novela, como tropel, como un huracán.

Hace unos días, tuve un "verbicidio".  Escribí una idea que se gestó, nació y se hizo palabras en 1 segundo, así, como vino al mundo fue escrita y luego pensada, a posterior.
Después, mas tranquilo, pude analizarla y hacer una introspectiva a mi mezcla de estados en el momento en el que la escribí.

Qué siente uno cuando hace sincericidios? Qué es lo que nos lleva a cometer estos actos en los cuales uno deja de lado la vergüenza y  los prejuicios, en los cuales uno salta, y que sea lo que Dios quiera.

Cuál es la mezcla?

Como saber, sabemos la respuesta.

De ahí a querer aceptar gran parte de los sentimientos que conlleva gritarla es OTRO ASUNTO muy diferente, que no viene al caso, mucho menos en este escrito.

Ojo, tampoco es tan como ustedes piensan. Pero no está muy alejada de lo que imaginan. Es simplemente abstracto.

Fanático de ser cerrado, soy de los que preveen el futuro. Y si en ese futuro me veo causando dolor, trato de no acercarme, pero me acerco igual. Soy un caso tan particular, tan adicto a hacerme mierda.

Tan adicto a hacerme mierda.
Tan adicto.

En dónde estuve? en dónde me estoy metiendo? en dónde me metí? en dónde me voy a meter?.

Eterno fanático de las sonrisas achinadas.


this

domingo, 7 de agosto de 2016


"Mi primera infiltración, la biblioteca local, un servidor FTP vulnerable en un sistema as400.
Nada comparado al dìa cero de Android que uso para penetrar los teléfonos standards emitidos por el $%#/*.
La librería fue una prueba para saber si podía entrar en el sistema. Me he expandido desde entonces. Por ejemplo, paso dos: crear un malware y preparar un ataque.
En mis dedos yace el día cero envuelto en código como regalo de navidad y se convierte en una falla, la expresión programática de mi voluntad...I live for this shit. "